Importante acelerador de innovación de las empresas.

“Gracias a la nube se hace posible automatizar procesos a una mayor velocidad, distribuir aplicaciones entre diversas arquitecturas y centralizar la protección de los datos para realizar una gestión de seguridad más eficiente”.

Se prevé que para 2023 el 35% de las empresas a nivel global establecerán procesos en la nube, ya sea en modelos multicloud o híbridos, los que permitirán a las compañías mover sus cargas de trabajo al entorno que más les convenga.

Los efectos de la pandemia, aceleraron el proceso de transformación digital, tanto para empresas como hogares en el mundo, la creciente generación de datos y su necesidad de procesarlos cada vez más rápido, impulsó la adopción de arquitecturas cloud, que en un principio centralizadas, para avanzar hacia estructuras híbridas, y en el corto plazo, consolidar su operación en el borde.

Según las proyecciones para 2023 el 35% de empresas establecerán procesos en la nube para centrarse en los resultados comerciales en lugar de privilegiar los requisitos de TI propias (on premise).

Mantener la información en la nube se ha convertido en la principal aceleradora de innovación para las empresas, ya que a través de ella se pueden automatizar procesos a una mayor velocidad, distribuir aplicaciones entre diversas arquitecturas, según se requiera, y centralizar la protección de los datos para realizar una gestión de seguridad más eficiente.

Actualmente las empresas están enfrentando al gran desafío, que es  el proceso de migración de sus aplicaciones. Numerosas experiencias de traslado de sistemas críticos a la nube, bajo la estrategia “lift and shift”, que consiste en mover una aplicación propia y sus datos sin rediseñarla.

En esta dinámica, IDC pronostica que hacia 2024 la mayoría de las aplicaciones heredadas deberán recibir alguna inversión para ser modernizadas, ampliando su funcionalidad y eliminando código ineficiente. Sin embargo la migración hacia entornos cloud sea la tendencia, un 35% de las aplicaciones terminan siendo repatriadas hacia los entornos locales, principalmente por los altos costos de reconversión.

Es importante considerar, que en la medida que las empresas adopten estas estrategias “cloud-first” para crear soluciones nativas en la nube, ahorrarán dinero en software, plataformas e infraestructura; aumentarán también los despliegues basados en refactoring, que implican una reconstrucción completa de las aplicaciones, y los basados en replatforming, como remodelación de sistemas operativos y plataformas.

El objetivo de estos procesos para las empresas es proporcionar mejoras de eficiencia aprovechando las capacidades de escalabilidad y flexibilidad que ofrecen los entornos cloud.

En términos generales, la proliferación de soluciones en la nube, donde se imponen los modelos multicloud e híbridos, permitirán a las empresas mover sus cargas de trabajo al entorno que más les convenga, lo que ya está incluyendo la distribución hacia entornos de procesamiento en el borde.

Por esta razón en este 2022 la nube seguirá siendo tendencia y continuará especializándose en los extremos de la red, entregando sus ventajas hacia una mayor cantidad de dispositivos y actividades económicas.

 

 

Autor

Konexa

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WeCreativez WhatsApp Support
Hola en que te podemos ayudar?